jueves, 28 de mayo de 2009

JOSÉ WATANABE: "HOMENAJE AL AZAR"

Llega a mis manos el número seis de la revista Dedo Crítico de noviembre de 1999. Abro la publicación al azar y me encuentro con una selección de haikus hecha por el propio José Watanabe Varas (Trujillo 1945-Lima 2007), el guardián del hielo, quien era
-como él mismo lo decía- "testigo de lo transitorio", y cuyo papel -según lo reveló también metafóricamente- consistía en "cuidar el hielo, cuidar lo transitorio, lo fugaz, los signos que huyen". Pues, "lo hermoso de todo eso es que ves que todo huye, todo fuga, que hay que amar más rápido, que hay finitud y sin embargo escribes, rescatas algo de todo eso, lo conviertes en un poema".





SELECCIÓN DE HAIKUS





Incluso al día siguiente
de la tormenta
los pimientos son rojos.

Matsuo Bashoo



Silencio.
La voz de la cigarra
penetra las rocas.

Bashoo



Noche marina:
la voz del pato
es vagamente blanca.

Bashoo



Un viejo estanque.
Al zambullirse una rana,
sólo el ruido del agua.

Bashoo





Voy a salir.
Disfruten del amor
moscas de mi casa.

Kbayashi Issa



Cayó bocarriba
la cigarra del otoño,
y sigue cantando.

Issa



No pises este lugar,
ayer por la tarde
había luciérnagas.

Issa





La lluvia del invierno
nos muestra lo que hay ante nuestros ojos
como si perteneciera al pasado.

Buson





Pienso: las flores caídas
retornan a sus ramas,
pero no, son mariposas.

Moritake





Fue un sueño tan bueno...
Dijeron
que me lo había inventado.

Takuchi





Después de desaparecer la mariposa,
mi espíritu
volvió a mí.

Wafú

1 comentario:

Michael dijo...

excelentes haikus...

y las imagenes que le acompañan son buenisimas... a ver si me las envias al correo... con su respectivo nombre