viernes, 1 de mayo de 2009

CAROL ANN DUFFY: PRIMERA "POETA LAUREADA" EN GRAN BRETAÑA

La poeta escocesa Carol Ann Duffy (Glasgow, 1953) ha sido nombrada por la reina Isabel II “Poeta Laureada” (Poet Laureate) de Gran Bretaña. En sus más de tres siglos de existencia es la primera vez que este puesto se otorga a una mujer. El anuncio fue hecho por el primer ministro Gordon Brow, quien destacó además que es la primera poeta laureada del siglo XXI.

Duffy es una escritora abiertamente lesbiana, y viene a suceder a Andrew Motion, quien desde 1999 ocupaba este prestigioso puesto. Precisamente en 1999 el mandato fue limitado a diez años, ya que hasta ese momento era de por vida.

"Estoy encantada. Pienso que es un gran día para las poetas, creo que es un nombramiento que reconoce la forma en la que ellas han cambiado el mundo de la poesía en los últimos cuarenta años", declaró la nueva "Poet Laurate" a la prensa. "Es por eso que he aceptado".

Creada por Carlos II en 1668 con el nombramiento de John Dryden, la función de "Poet Laureate" está acompañada de una concesión anual de 5.000 libras por parte de la reina (7.500 dólares) y de un tonel de vino (el equivalente a unas 600 botellas de cherry). El poeta no tiene ninguna obligación de componer, pero la costumbre es que lo haga en las grandes ocasiones. Entre los que sucedieron a John Dryden figuran grandes nombres de la literatura británica como William Wordsworth, Alfred Tensión y Ted Hughes.




UN POEMA DE LA NUEVA “POET LAUREATE” DE GRAN BRETAÑA


Los delfines

Mundo es donde se nada, o baila, así de simple.
Estamos en nuestro elemento pero no somos libres.
Fuera de este mundo no puedes respirar por mucho tiempo.
El otro tiene mi forma. Sus movimientos arman
mis pensamientos. También los míos. Hay un hombre
y hay aros. Y una culpa constante que fluye.

Ninguna verdad encontramos en estas aguas;
no hay explicaciones que tiemblen en nuestra carne.
Fuimos benditos y ahora ya no lo somos.
Después de viajar en este espacio por días aprendimos
a traducir. Era el mismo espacio. Es el mismo
espacio siempre y encima de él está el hombre.

Y ahora ya no somos benditos, pues el mundo
No se hará más profundo para soñar en él. El otro sabe
y por amor me refleja como soy.
Miramos nuestra piel de plata centellear
como el recuerdo de otro sitio. Hay una pelota colorida
que hemos de balancear hasta que el hombre haya desaparecido.

La luna ha desaparecido. Circulamos por gastados surcos
de agua con una misma nota. Música de la pérdida irremediable
en el corazón del otro que petrifica el mío.
Hay un juguete de plástico. No hay esperanza. Nos hundimos
hasta el fondo del estanque hasta que el silbato suena.
Hay un hombre y nuestra mente sabe que moriremos aquí.



THE DOLPHINS

World is what you swim in, or dance, it is simple.
We are in our element but we are not free.
Outside this world you cannot breathe for long.
The other has my shape. The other’s movement
forms my thoughts. And also mine. There is a man
and there are hoops. There is a constant flowing guilt.

We have found no truth in these waters,
no explanations tremble on our flesh.
We were blessed and now we are not blessed.
After travelling such space for days we began
to translate. It was the same space. It is
the same space always and above it is the man.

And now we are no longer blessed, for the world
will not deepen to dream in. the others knows
and out of love reflects me for myself.
We see our silver skin flash by like memory
of somewhere else. There is coloured ball
we have to balance till the man has disappeared.

The moon has disappeared. We circle well-worn grooves
of water on a single note. Music of loss forever
from the other’s heart which turns my own to stone.
There is a plastic toy. There is no hope. We sink
to the limits of his pool until the whistle blows.
There is a man and our mind knows we will die here.

Carol Ann Duffy de Standing Female Nude, poema incluido en La Generación del Cordero, antología bilingüe publicada por Trilce. La selección, traducción y prólogo son de Pedro Serrano y Carlos López Beltrán.

Más información.

También aquí.

2 comentarios:

Lauren Mendinueta dijo...

Me da gusto que cada vez sean más los espacios que ocupamos las mujeres. Me ecantó el poema

Juan Carlos De La Fuente Umetsu dijo...

Este año de la tormenta eléctrica realmente es extraordinario: cambio tras cambio o sencillamente justicia poética. Obama y Carol Ann Duffy son símbolos de un futuro que ya es hoy.

Gracias por esta compañía en la palabra, Lauren.

Un abrazo,

Juan Carlos