sábado, 28 de marzo de 2009

MICROCLIMAS





Imágenes de niebla



(Uno)

Un parque enrejado en el que cada noche se extravía una ciudad.

(Dos)

A veces a uno se le escapan las pisadas. Y emprenden el camino de regreso.

(Tres)

Ignoramos si has marchado a buscarte a otro lado. Mas sabemos que al irte, te has olvidado de ti.

(Cuatro)

Ella caminaba hacia sí misma todos los días. Iba despacio. No tenía apuro. Pero antes de llegar siempre el espejo se rompía.

(Cinco)

Él decía que sus manos habían tocado alguna vez a las estrellas, mientras intentaba retratar el cielo. Yo no digo nada: moldeo la arcilla y me pongo a soñar con las estrellas.

(Seis)

Para que un condenado a muerte pueda vivir en paz lo que le resta de vida. No le diga cuándo y mátelo a traición.

(Siete)

Hay sombras en los rincones, pero ¿hay rincones en las sombras?

(Ocho)

Miro esa mancha azul que podría ser negra. La terquedad de su color es intachable. A pesar de los vaivenes de la luz se sostiene firmemente sobre la ventana, sin que ninguna intromisión del exterior la perturbe. Es un color primordial, pertenece a alguien y siempre estará vivo. Si uno descubre en este mundo cuál es su verdadero color, está salvado.

1 comentario:

Michael dijo...

buen texto... excelente