viernes, 29 de junio de 2012

Héctor Viel Temperley (Buenos Aires 1933 - 1987)





"CHRISTUS PATOKRATOR"


La postal tiene una leyenda: "Christus Pantokrator, siglo XIII". 


A los pies de la pared desnuda, la postal es un Christus 
    Pantokrator en la mitad de un espigón larguísimo. (1985) 


"Christus Pantokrator" 


Entre mis ojos y los ojos de Christus Pantokrator nunca 
     hay piso. Siempre hay dos alpargatas descosidas, 
     blancas, en un día de viento. 


Con la postal en el zócalo, con Christus Pantokrator en el 
     espigón larguísimo, mi oscuridad no tiene hambre de 
     gaviotas. (1985) 


"Christus Pantokrator" 


La postal viene de marineros, de pugilistas viejos en ese bar 
     estrecho que parece un submarino—de maderas y latas—
     hundiéndose en el sol de la ribera. 


La postal viene de un Christus Pantokrator que cuando bajo
     las persianas, apago la luz y cierro los ojos, me pide que 
     filme Su Silencio dentro de una botella varada en un 
     banco infinito. (1985) 


"Christus Pantokrator"


Delante de la postal estoy como una pala que cava en el 
     sol, en el Rostro y en los ojos de Christus Pantokrator. (1985) 

Sé que sólo en los ojos de Christus Pantokrator puedo cavar 
      en la transpiración de todos mis veranos hasta llegar
      desde el esternón, desde el mediodía, a ese faro 
      cubierto por alas de naranjos que quiero para el niño 
      casi mudo que llevé sobre el alma muchos meses. 
      (Mes de Abril de 1986)

martes, 26 de junio de 2012

Georg Trakl (Austria 1887 – Polonia 1914, en Cracovia, Polonia)





Dos poemas de Georg Trakl traducidos por Antonio Gamoneda, publicados en la prestigiosa revista Letras Libres.




CANCIÓN DEL SOLITARIO

Cargado de armonía está el vuelo de los pájaros. En las praderas cristalinas de los ciervos, los verdes
            bosques se reúnen al atardecer en torno a cabañas silenciosas.

La oscuridad hace más tenue el murmullo de las aguas. Vienen húmedas sombras

y, melodiosas en el viento, vienen también las flores del verano.

Ya anochece en la frente del hombre pensativo y una llama de bondad arde en su corazón.

Es la paz de la cena: el pan y el vino están benditos por las manos de Dios

y, en silencio, con sus ojos nocturnos, tu hermano te mira y descansa de los caminos espinosos.

Ah vivir en el azul y en el espíritu de la noche.

En las habitaciones, el silencio rodea con amor las sombras de los antepasados,

los martirios purpúreos, el lamento de una estirpe

que, piadosa, se extingue en el descendiente solitario.

En el umbral de piedra el enfermo despierta de los negros instantes de la locura

y le rodean la frescura azul, el luminoso final del otoño,

el sosiego de la casa y las leyendas del bosque.

Ésta es la medida y la costumbre, así son los caminos lunares

de quienes se retiran a las cercanías de la muerte. ~



SUEÑO Y LOCURA
(fragmentos)

Al anochecer, su padre se convertía en un anciano; en las oscuras habitaciones se petrificaba el rostro de su madre y sentía que sobre él pesaba la maldición de una estirpe. Se acordaba de su infancia cargada de enfermedad y de tinieblas; se acordaba de los juegos sigilosos en el jardín, bajo las estrellas, y de cuando alimentaba a las ratas en el patio invadido por el crepúsculo. De un espejo azul salía la delgada figura de la hermana y él se precipitaba en las sombras. En la noche, su boca se abría como una fruta roja y las estrellas derramaban luz sobre su dolor silencioso. La vieja casa de los padres se llenaba con sus sueños. Le gustaba cruzar el cementerio en ruinas, contemplar los cadáveres depositados bajo bóvedas y las verdes manchas de la descomposición en la belleza de las manos. [...] Al llegar el otoño, se adentraba cargado de visiones en la campiña dorada. Ah las horas de éxtasis salvaje, la tarde roja en el verdor del río, las cacerías secretas. Ah el alma cantando suavemente la canción del junco amarillo. La piedad ardía. Miraba los ojos estelares de los sapos, palpaba con manos temblorosas la frialdad de las piedras y consideraba la leyenda de la fuente azul. Ah los peces plateados y los frutos desprendidos de árboles sarmentosos. [...] ~



Nota del autor.

Para la reescritura de estos fragmentos de Georg Trakl me he servido de las siguientes fuentes en castellano:
Cantos de muerte. Antología, traducción de Angélica Becker, Seix-Barral, 2001.
Sebastián en sueños, traducción de Américo Ferrari, Pre-Textos, 1995.
Obras completas, traducción de José Luis Reina Palazón, Trotta, 1994.
Poemas, traducción de Ángel Sánchez, Visor, 1973.

domingo, 24 de junio de 2012

Paul Celan (Rumanía 1920 - París 1970)




ELOGIO DE LA LEJANÍA


En la fuente de tus ojos
viven las redes de los pescadores de la mar del extravío.
En la fuente de tus ojos
el mar cumple su promesa.
Aquí arrojo yo,
un corazón que se detuvo entre los hombres,
mi ropa y el esplendor de un juramento:

Más negro en lo negro, más desnudo voy.
Sólo infidente soy fiel.
Yo soy tú cuando yo soy yo.

En la fuente de tus ojos
desvarar suelo y sueño un rapto.

Una red prendió una red:
nos separamos abrazados.

En la fuente de tus ojos
Estrangula la soga un ahorcado.


martes, 19 de junio de 2012

José Viñals (Argentina, 1930 — España 2009)







DILUVIO Y BATRACIO

Viscosidad del sueño.
Mareas antiguas barren los umbrales.
Un lago maloliente de petróleo y resaca
se ha encharcado en los patios.
Y no cesa la lluvia.
Flotan zapato blanco de mujer,
muñeco y palangana;
flotan maderas y maromas;
flotan rama de sauce
y botella con vela;
flota caballo muerto;
flota misal sobre atril de madera rojiza;
flota silla con gorrión aterido en el respaldo;
flota caja partida de guitarra;
flota ropero con espejo ovalado;
flota oso de peluche ocreamarillo;
flota cielo invertido,
sin pájaros;
flota azul frío,
azul roto,
azul muerto.
En el fondo del fondo,
batiendo la inmundicia y el légamo,
con su ya cuerpo de renacuajo adulto
a punto de emerger por las cloacas,
bucea el poeta rebuscando la luna.
Si lo que halle brilla,
será feliz;
si opaco,
será triste.

Raúl Gómez Jattin (Cartagena de Indias, Colombia, 1945 - 1997)







ME DEFIENDO


Antes de devorarle su entraña pensativa
Antes de ofenderlo de gesto y palabra
Antes de derribarlo
Valorad al loco
Su indiscutible propensión a la poesía
Su árbol que le crece por la boca
con raíces enredadas en el cielo

Él nos representa ante el mundo
con su sensibilidad dolorosa como un parto

domingo, 17 de junio de 2012

Poema de Jacobo Fijman (Besarabia -hoy Rumania- / Buenos Aires 1970)




TODO LO QUE UNO RECIBE ES PASIÓN


Todo lo que uno recibe es pasión
No soy enfermo. Me han recluido. Me consideran un incapaz. 

Quiénes son mis jueces…Quiénes responderán por mí.
Hice conducta de poesía. Pagué por todo.
Sentí de pronto que tenía que cambiar de vida. Alejarme del mundo. Y me aislé. 

Me fui de todos, aun de mí…
Hoy es la demencia un estado natural.
Todas las palabras son esenciales. Lo difícil es dar con ellas.
El delirio son instantes. Puede durar toda la vida.
Mi poesía es toda medida.
El arte tiene que volver a ser un acto de sinceridad.